Si es noticia y la bicicleta es protagonista, aquí lo contaremos.

Entradas

acoso y misoginia

Acoso y misoginia merodean el FMB 8 en Quito

La oleada de indignación mundial por el acoso sexual que sufren las mujeres en todos los ámbitos, llegó al Foro Mundial de la Bici Quito 2019 para acuñar el #MeTooCilcista

El pasado 25 de marzo integrantes de su recién creada Comisión de Mujeres y Disidencias convocaron a unirse al tuitazo de género con las etiquetas #MetooCiclista, #CiclismoSinMachismo #PedaleaComoNiña.

Casi de inmediato llovieron denuncias sobre esos novios que desalientan tus ganas de pedalear “diciendo que tu bici es de baja calidad o cuestionando tus habilidades porque ni le das”.

O el líder de un grupo ciclista que no hizo nada ante una agresión y dejó que los demás reclamaran a la agraviada ser “exagerada”.

O aquellos activistas que primero menosprecian y bloquean las ideas de otras en congresos y reuniones de gobierno y luego aseguran que el crédito es de ellos.

Ciclistas de toda Latinoamérica denunciaron por igual la presión de los machos del pedal para que pedalees rápido y con riesgo.

Las agresiones directas desde autos y motocicletas o para que no te unas al contingente de seguridad en las manifestaciones “porque es peligroso para las mujeres”.

O el típico comportamiento de los patanes rodantes “que te acompañan por tu seguridad” o el que te arrebata tus herramientas para parchar la bici y termina rompiendo la cámara.

Denuncias sobre violaciones y acoso

Además del acoso cotidiano en las calles y las ciclovías se denunciaron casos de violación contra bicimensajeros mexicanos como Rodrigo Vasconcelos de @Rodandoy Dando y se ventilaron casos impunes como el del colombiano Roberto Andrés Colonia González, alias Gono Taser, miembro del grupo Gonoraider´s que grababa y torturaba mujeres y compartía sus videos con sus amigos.

Algunas de las participantes del foro como Andrea María de @mujeresbicicles, Jimena Pérez @bicimama, Rubí Espiga @regxt, María Paz Castillo de la Comunidad Viajar Sola cuestionaron directamente a organizaciones ciclistas de peso sobre su accionar ante estos casos.

“Solo lo están ignorando” y denunciaron sus experiencias, muchas de ellas irónicas réplicas a las burlas y descreditación a su trabajo o los “aires malucos” que generan sus cuestionamientos al interior del foro.

Sólo la BiciRed México respondió al momento poniendo a disposición los contactos de su Comisión de Género y Movilidad para dar seguimiento.

División y misoginia en Ecuador

Un día antes del tuitazo, el equipo de organización del FMB8 Quito emitió un comunicado en el que de acuerdo a su política de cero tolerancia y códigos de convivencia se decidía unánimemente “no dar la bienvenida dentro de su agenda oficial y otras actividades” a los ecuatorianos Frank Fuentes Pinoargote (de BicicUnion.Ec) y Diego Puente Corral  (Ciclópolis), y al colombiano Armando Rodríguez (Comunidad ConcienBiciate).

Las razones: “deslegitiman el foro a nivel local e internacional. Hay varias denuncias recibidas en las que compañeras reconocen que las personas anteriormente mencionadas han sido y son agresores en varios espacios, por lo que solicitaron al FMB8 su exclusión desde abril”.

Según los organizadores, la decisión se tomó con base en #HermanaYoteCreo y el manifiesto del FMB7 de Lima, redactado ante el lamentable caso de acoso ocurrido en los baños del mismo.

El asunto fue denunciado pero poco se hizo para dejar en claro un mensaje de cero tolerancia.

Solo quedaron las bonitas intenciones de generar espacios más seguros y llevar más mujeres a los foros mundiales, ya que su participación apenas significa el 30 por ciento de la asistencia.

Pero en realidad se debe a la “corta pero tortuosa” participación de estos personajes en la organización.

A ellos les pareció “sorprendente” la creación de una comisión de “feminismos y disidencias”, les parecía mejor una de “vinculación ciudadana”.

Porque según ellos “no estaba contemplada”. Inconformes cuestionaron toda decisión que se tomara, como promover espacios exclusivos y seguros para que niñas y mujeres salgan a pedalear.

“¿Por qué esta sí y las que propusieron otros no?”, publicó Frank Fuentes, el líder de BiciUnión, la organización que agrupa a organizaciones ciclistas ecuatorianas, misma que postuló dos veces la sede de Quito en anteriores foros, pero que sus propios agremiados (BiciAcción) les comieron el mandado en el foro de México con una propuesta más articulada.

En su post de desagravio FMB8 Una verdad a medias no solo reconoce “la desunión y el desacuerdo bajo el cual llegó el foro a Ecuador”, sino la negativa de Biciacción para dejarlos participar, según él.

Fuentes aseguran que “fue vejado en la Mingas (las jornadas de debates del FMB8) cuando intentó participar y recibió un linchamiento grupal, con retiro del uso de la palabra y hasta insultos”.

En su post, el líder ciclista también cuestiona su exclusión basado en un Código de Convivencia que desconoce pero juzga que “al no tener claridad necesaria puede convertirse en un mecanismo de censura y discreción”.

Por su parte Armando Rodríguez, aficionado al video y enfrascado en lograr que Bogotá sea la sede de próximos foros posteó un video, que ya está en etapa de no tomarse las cosas personales y respirar profundo y seguir adelante.

“Familia, todo estaba previsto para resolver mi caso en buena onda. Porque sí; ¡SOY INOCENTE!  Lo único que falta es limpiar mi nombre y encontrar la forma de dejar un gran aprendizaje de todo esto”, dijo y ofreció organizar talleres y conferencias sobre el empoderamiento de género “jamás vistas” en Bogotá.

Hora del debate

La olla express del hartazgo femenino explotó en la víspera del Foro Mundial de la Bicicleta Quito con un mensaje contundente “no vamos a ser las ciclistas las que limpiemos el desorden”.

Es la hora de hablar de la violencia y las agresiones que las mujeres sufrimos no sólo al transportarnos, sino por el hecho de ser mujer en cualquier ámbito.

Es la hora de que los hombres, señalados o no, reflexionen sobre sus actitudes y comportamientos y se transformen.

El Foro Mundial de la Bici de Quito, que se celebrará del 22 al 29 de abril en la capital ecuatoriana se ha subido a la ola antimachista justo a tiempo.

En ciudades como Medellín, apenas el 5% de viajes son realizados por mujeres, mientras que en Montevideo alcanza el 40% y en México apenas un 2% de los 300 mil viajes ciclistas al día son de mujeres.

En el caso de Quito, 3.2 de cada 10 ciclistas son mujeres. Es una de las urbes con mayores problemas de movilidad.

El parque vehicular ha crecido 10 por ciento en solo 8 años, lo que tiene rodando a 2 millones y medio de autos en las calles.

Como mantiene subsidios al combustible por 1,900 millones de dólares al año, se facilita y motiva el uso del auto particular.