#nomásmuertesviales

¿Qué piden? #NoMásMuertesViales

Lectura pública realizada durante la protesta del pasado 29 de noviembre frente al Senado de la República para exigir #NoMásMuertesViales, el cumplimiento a la Ley de Movilidad y su Reglamento de Tránsito vigentes en la Ciudad de México y la falta de seguridad por parte de las empresas de repartidores de alimentos.

“El 31 de marzo del año pasado, un automovilista impactó su vehículo a exceso de velocidad contra un poste de luz en Paseo de la Reforma, asesinando a cuatro de sus ocupantes.

El 20 de septiembre, un autobús de la Ruta 18 de la Ciudad de México se estrelló contra una pared en la delegación Gustavo A. Madero. 34 personas resultaron lesionadas, incluyendo peatones que estaban en la trayectoria del bus de transporte público.

El siete de noviembre, un tráiler embistió a más de una decena de automóviles en Santa Fe; 10 personas fueron asesinadas en ese hecho de tránsito.

El 20 de noviembre, Gaby fue asesinada por un autobús del Instituto Politécnico Nacional en el cruce de Av. Cuauhtémoc y Av. Chapultepec.

El 22 de noviembre, un hombre de 65 años fue asesinado por un automóvil que se dio a la fuga en Av. Reforma, a unos pasos de Metro Hidalgo.

Y así, podemos seguir con una interminable lista de nombres y rostros de familiares y amigos que fueron asesinados por querer llegar a su casa, a su trabajo, a su escuela… por salir de casa y trasladarse en esta ciudad.

¡Nos estamos masacrando! Y nadie está a salvo. Cada día mueren cuatro personas en hechos de tránsito en la capital del país: automovilistas, usuarios de transporte público, motociclistas, ciclistas y peatones. No hay equipo de seguridad suficiente para salir seguros.

Pero tampoco hay autoridades dispuestas a hacer cumplir el Reglamento de Tránsito, a cuidar la vida de todas las personas. ¿Cómo podemos avanzar hacia una ciudad más amable, más segura y menos congestionada si las autoridades siguen trabajando por “dar vialidad”, aunque eso signifique pasar por encima de los derechos de usuarios de transporte público, ciclistas y peatones, además de afectar a los automovilistas que no tuvieron la fortuna de tomar la calle a la que, de manera completamente subjetiva, la policía de tránsito le da prioridad?

Es urgente que la policía de tránsito empiece a respetar y hacer respetar la Ley de Movilidad de la Ciudad de México y su Reglamento de Tránsito. No podemos seguir con esta masacre en nuestras calles.

Exigimos la renuncia del Secretario de Seguridad Pública de la Ciudad de México, Raymundo Collins, y del Súper Intendente Jorge Alfredo Alcocer Rosales, encargado del despacho de la Subsecretaría de Control de Tránsito por su incapacidad y criminal indolencia al priorizar el flujo vehicular sobre la vida de peatones y ciclistas, así como sobre el tiempo de los usuarios de transporte público.

Invitamos a todas las personas que sobreviven a pie, en bici o en transporte público a sumarse a esta exigencia por una ciudad donde no tenga que morir una sola persona por trasladarse. En la que ningún usuario de transporte público tenga que sufrir los congestionamientos ocasionados por los vehículos particulares y una ciudad donde, cuando tengamos que conducir un vehículo particular no sea una situación estresante y dolorosa.

¡Ya basta de la Violencia Vial propiciada por la indolencia de nuestras autoridades!

¡Ya basta de autoridades que consideran más importante que los autos puedan avanzar más rápido sobre la vida de usuarios vulnerables!

¡Ya basta de una ciudad que discrimina a las personas con discapacidad, a las mujeres, a los niños y a toda persona sin auto!”

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *