gasolina

El “Rappicoleo” de gasolina en la CDMX

Ante el desabasto de gasolina por la estrategia que gobierno federal ejecutó para combatir el “huachicoleo” (robo de combustible), personas han llegado a pedir a “rappitenderos” que se arriesguen a transportar gasolina en garrafas de plástico.

Ves con preocupación cómo el medidor de gasolina de tu auto baja mientras las filas en todas las gasolineras se extienden, incluso por kilómetros. Tu vida no te permite perder entre una y tres horas de tu vida en una fila de autos para que cuando sea tu turno te informen que “uuy no, ya no hay gas”.

Notificación recibida por un repartidor de Rappi.

La app colombiana de entregas Rappi tiene la opción de pedir Rappifavores; cualquier cosa que te puedan llevar, la puedes solicitar a través de la app. Desde un ramo de flores hasta condones, ir a entregar un documento, recoger un objeto olvidado… e incluso, ir por gasolina, una manguera y una menta.

Los automovilistas han encontrado en esta opción la forma de ahorrarse largas filas y obtener ese líquido que, aunque de vital no tiene nada, es más codiciado que el agua potable en estos momentos en el país.

“Rappifavor” solicitado a un repartidor de la app Rappi.

Entre el 9 y 10 de enero, hemos confirmado mínimo cinco solicitudes para ir por gasolina. Los “rappifavores” van desde 10 hasta 60 litros, convirtiendo a los rappitenderos en “rappicoleros” como se autodenominan.

Conversación en la que un usuario de la app Rappi, pide al repartidor que compre una garrafa de agua Bonafont para trasladar gasolina y llevársela.

Y sí, la bicicleta vuelve a ser ese vehículo resiliente capaz de soportar desde movimientos telúricos hasta personas incapaces de ver su vida sin su auto.

Sin embargo, los repartidores no tienen muy claro si es legal transportar el hidrocarburo y, sobre todo, de qué forma se les pagarán las horas que tengan que esperar en las filas para obtener el líquido. Incluso, algunos clientes consideran que el repartidor es quien debe “resolver” el traslado de 60 litros de combustible en bicicleta.

Impresión de pantalla de un pedido recibido por un repartidor de Rappi.

Que el repartidor decida

La unidad de “Soporte” de Rappi ha dejado en los repartidores la decisión de aceptar las solicitudes con las que el repartidor gana entre 40 y 60 pesos, sin importar si tardó tres horas formado en una gasolinera o lo peligroso de trasladar el combustible.

Incluso, los “rappitenderos” sienten la obligación de aceptar los pedidos para evitar que el sistema los bloquee por entre una y tres horas, ya que deben mantener un porcentaje de aceptación mínimo.

Sin saber si conviene más ser desactivado tres horas o arriesgarse a trasladar combustible y perder entre dos y tres horas por 60 pesos, los repartidores confían simplemente en que “no les caiga” un “rappifavor” de combustible.

Sí, la bicicleta es capaz de muchas más cosas además de cambiar nuestro estilo de vida, pero no perdamos de vista que trasladar decenas de litros de un líquido altamente volátil en una bicicleta es un riesgo muy alto cuyo beneficio es individual e, incluso, egoísta.

*La nota fue realizada con testimonios de diversos rappitenderos, se omiten sus declaraciones por seguridad.

bici es un estilo de vida
4 comentarios

Trackbacks y pingbacks

  1. […] El sitio informativo Cletofilia llamó al hecho “Rappicoleo” (haciendo alusión al llamado Huachicoleo que busca combatir el gobierno mexicano) y mostró una serie de peticiones que los usuarios de Rappi comenzaron a hacer los repartidores. […]

  2. […] El sitio informativo Cletofilia llamó al hecho “Rappicoleo” (haciendo alusión al llamado Huachicoleo que busca combatir el gobierno mexicano) y mostró una serie de peticiones que los usuarios de Rappi comenzaron a hacer los repartidores. […]

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *