Torre mayor

Liberaremos la banqueta de Torre Mayor

No fue la primera vez que hicimos ruido por la apropiación ilegal de la banqueta por parte de Torre Mayor, edificio que usa la banqueta como bahía de ascenso y descenso, dejando un espacio peatonal poco práctico dentro de su propiedad.

Ese día pregunté a las oficiales cuál era la dinámica y me contestaron que sólo estaban multando a los autos que no se movían, es decir, fue una estrategia engañabobos: la banqueta sigue siendo usada como bahía del inmueble.

Cultura Vial, Liga Peatonal y otras organizaciones activistas hicieron una #VallaCiclista y ningún automovilista resultó perjudicado durante la intervención, al contrario, las personas que por ahí caminan, tuvieron un espacio amplio y seguro.

Días después tuve que ir a Torre Mayor, mientras esperaba a la persona que iba a ver (tardó 40 minutos), decidí acostarme para impedir el uso de la banqueta como bahía de ascenso/descenso.

La mayoría de las personas que llegaban en auto ni siquiera se quejaron de no poder usarla; los guardias de seguridad privada de la torre me pedían que me moviera, le hablaron a una patrulla, la policía no pudo hacer nada porque no estaba haciendo nada ilegal… en ninguna parte está estipulado que no puedes acostarte en la banqueta.

¿La autoridad tiene miedo?

Todo parece indicar que a la autoridad le da miedo meter en cintura a la administración de la torre que lleva en la ilegalidad desde su construcción.

Valla ciclista para proteger la banqueta frente a Torre Mayor en la Ciudad de México.
Foto: Cultura Vial A.C.

Y si de casualidad se logra el paso a nivel de Lieja (otro pendiente que llevamos años impulsando), esa bahía va a ser un riesgo constante para peatones y ciclistas.

A la administración de Torre Mayor: no sean indolentes, egoístas, sus 52 pisos representan un flujo enorme de personas que merecen una movilidad segura en la ciudad.

Ojalá, por iniciativa de ustedes, rediseñaran su bahía para evitar más conflictos.

A la autoridad: No tengan miedo de hacer cumplir la ley. Y si una administración pasada dio ese permiso, pues ya va siendo hora de que paguen aquellas funcionarias o funcionarios corruptos y deje de pagar la población.

Una amenaza final: no les vamos a dejar en paz hasta que recuperemos esa banqueta.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *