bicis sin anclaje y monopatines

Así deberán operar bicis sin anclaje y monopatines en la CDMX

Los permisos temporales para las apps de bicis sin anclaje y monopatines fueron publicados por la Semovi a inicios de este mes.

Estos requisitos, vigentes durante 45 días, han comenzado a impactar en la operación de las plataformas. En el balance de daños, no es solo la empresa Grin la que se ha quedado sin poder continuar ofreciendo sus servicios.

Monopatines MOVO y una bici sin anclaje Mobike.

Los directivos de Mobike, René Ojeda; Dezba, Federico Reck; Lime, Alexander Wieland; y Motum, Rodrigo Bejarano, están “preocupados, aunque con expectativas”.

Desde hace tres semanas que operan con los nuevos permisos temporales que publicó la Semovi  y han tenido que adaptarse, reducir su territorio, su parque vehicular y resignarse a cierta baja de usuarios y al aumento de multas por los estrictos requisitos.

Así deberán operar las bicis sin anclaje y monopatines

Sólo podrán operar en un solo polígono, el límite de unidades en circulación será de 1,100 bicicletas y 500 monopatines.

Se podrán estacionar juntas entre 20 y 10 unidades, sin importar si se trata de centros de transferencia modal, como salidas o entradas al Metro.

Queda prohibido terminar viajes en el Bosque de Chapultepec. Se les dará un máximo de 8 horas para retirar las bicis de los lugares prohibidos antes de que sean decomisadas y deben acatar una larga lista de lugares donde queda prohibido estacionarlas

Las bicis sin anclaje y monopatines se podrán dejar en banquetas con 2.80 metros de ancho y en posición “batería”, esto es a 45 grados respecto a la guarnición sobre la franja de arbolado, y deberán dejar espacio peatonal de 1.60 m.

En esta imagen se pueden ver en color rojo las zonas donde no se pueden estacionar las bicis sin anclaje y monopatines.

Además de solicitarles datos estadísticos abiertos y detallados sobre sus usuarios, viajes y flujos, también se les requirió un padrón conciso de unidades de retiro, de operación de remolques y otros vehículos de logística.

Incluso la ubicación en tiempo real de unidades y hasta el reporte de hechos de tránsito en el que estuvieran involucrados. Finalmente, se establece que las empresas deberán “brindar una contraprestación por el uso del espacio público”.

La Semovi asegura que son mecanismos para dar condiciones igualitarias y eliminar las ventajas que ciertas empresas tenían por estar en zonas de mayor poder adquisitivo y número de usuarios.

Lo cierto es que nuevamente se busca recabar información para diseñar los lineamientos con los que operarán finalmente.

Es decir, son la respuesta gubernamental que no se tuvo durante todo el 2018 en el que operaron sin reglas claras, generando 260 mil viajes diarios, duplicando sus parques vehiculares y por lo mismo, las quejas.

A un año de haber explotado en las calles, el boom de los patines del diablo y la bicis compartidas es imparable.

Para marzo, la Semovi deberá desarrollar esquemas de estacionamiento claros e incluso proponer el límite de velocidad máxima de 20 km/h para los monopatines en el reglamento de tránsito.

Mientras eso ocurre, al menos 10 empresas –3 de bicis (Mobike, Vbike, Dezba), 6 de monopatines eléctricos (Lime, Grin, Bird, Econduce, Movo) y 1 híbrida (Motum)– hacen corte de caja, se truenan los dedos y observan si será rentable o no continuar en la Ciudad de México.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *