estilos de vida

Andar en bici, los mil y un estilos de vida

Sufro de ansiedad, realmente son pocos los ataques que he tenido pero morderme las uñas, arrancarme las barbas, rascarme hasta sangrar, temblar o simplemente soltarme a llorar son cosas que pasan.

Hace unos años, mi trayecto al trabajo era microbús-metro-microbús-caminata y los viajes en metro, en hora pico, eran un suplicio; había días en los que tenía que salir del metro, en otra estación, para tomar un poco de aire.

Hasta que ya no pude más… Pagué la anualidad del sistema de bici pública y mis trayectos cambiaron a caminata-bicicleta-metro-bicicleta-caminata. Mis niveles de ansiedad disminuyeron drásticamente pero el metro seguía haciéndome sufrir.

bici es un estilo de vida
Publicidad. Tienda Cletofilia

Mi nuevo y propio estilo de vida

Poco a poco empecé a rodar mayores distancias hasta cambiar mis traslados a caminata-bici-caminata y luego, el paso lógico, comprar una bicicleta y ahí sí cambió mi vida.

El estrés de los traslados se convirtió en tranquilidad y paz mental y de pronto me vi involucrándome en grupos ciclistas, conociendo a otras cleteras, peleándome con automovilistas y así mi vida se fue transformando hasta llegar a ser el güey de güeva monotemático que, como sea, siempre saca el tema de las bicis en cualquier conversación…

Aunque poco importa, la bicicleta fue el vehículo con el que me trasladé a redes con más personas con las que podemos platicar de bicicletas sin aburrirnos.

Así, mi círculo social empezó a abrirse: ciclistas con ideas políticas y económicas de derecha, ciclistas de izquierda, ciclistas veganos y carnívoros, quienes aman el café y quienes aman las cheves, quienes fuman y quienes odian el cigarro. Los ciclistas de “el cambio está en uno mismo” y quienes consideramos que los cambios deben ser sociales. Fixeros kamikazes y fixeros ultra cuidadosos; en fin, un crisol único que jamás hubiera imaginado.

Eso es la bicicleta, un vehículo que conecta personas tan disímiles y distantes, que nos hace ver más allá de nuestras filias y fobias. Empieza el año y todas tenemos miles de planes para mejorar nuestras vidas, subirte a la bici puede ayudarte a cumplir más de uno de tus propósitos, cosa de echarle imaginación.

Y sí, como se podrán dar cuenta si leen esta entrada del cletofílico mayor, la bicicleta sí es un estilo de vida, pero no es un estilo de vida único, cada uno lo llevamos de maneras muy diferentes. ¿Y el tuyo? ¿Cómo es tu cicloestilo de vida?

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] la bicicleta es capaz de muchas más cosas además de cambiar nuestro estilo de vida, pero no perdamos de vista que trasladar decenas de litros de un líquido altamente volátil en una […]

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *