violencia vial

Violencia Vial. Si piden respeto, respeten (II)

Por: Ari Santillán*

En cada noticia o publicación en redes sociales hay una constante sobre la normalización de la violencia vial.



Nunca falta el comentario hablando de “los ciclistas que van en sentido contrario” o de “los ciclistas que van por las banquetas” entre otros desafortunados pensamientos de quienes han perdido la capacidad de empatía y respeto por la vida de otro ser humano.

Monserrat Paredes, una chica de 21 años rodaba en el sentido correcto de la avenida, en su carril (el carril derecho) montada en una bicicleta pública del sistema ECOBICI.




El 17 de noviembre de 2015 un autobús de transporte público la asesinó.

El 29 de junio de 2016, Yoselín García rodaba por el carril derecho, en el sentido de la vía de Calle 10; una revolvedora de la cementera CEMEX dio vuelta para incorporarse a Av. Revolución y asesinó a Yoselín a sus 23 años.

Casi dos meses después Jaime Espinosa fue arrollado por un automovilista que se dio a la fuga; él circulaba en su bicicleta en el sentido de la avenida Ribera de San Cosme y en el carril derecho.

Apenas el 20 de noviembre de este año, Gabriela Mora se dirigía a su trabajo rodando en una ECOBICI; al cruzar Av. Chapultepec sobre Av. Cuauhtémoc, un autobús del IPN dio vuelta desde Av. Chapultepec, hacia Av. Cuauhtémoc, de acuerdo con testigos el operador no se detuvo después de asesinar a Gaby.

Y un día después, un operador de transporte público concesionado asesinó a nuestro amigo, activista, ciclista, funcionario público en Puebla. Manu rodaba sobre una calle con ciclovía -que él ayudó a concretar- , el operador se pasó un semáforo en rojo y lo asesinó.

De verdad no entiendo esa clase de comentarios, porque si así fuera ya nos hubiéramos quedado sin conductores de automóviles.

¿Automovilistas, ciudadanos ejemplares?

¿Cuántos autos vemos, día a día, estacionados en banquetas, ciclovías o en doble fila? ¿Cuántos automovilistas vemos a exceso de velocidad, sin respetar semáforos, pasos peatonales?




Ya sea que usemos el transporte público, caminemos, rodemos o manejemos, ¿cuántos automovilistas, a diario, manejan de forma agresiva y violenta?

Sin embargo, con todo el dolor que nos causa perder amigos en un hecho de tránsito no andamos justificando la muerte de automovilistas, al contrario: organizaciones y personas (sobre todo de la comunidad ciclista) impulsamos una Ley General de Seguridad Vial que ayude a reducir las 16 mil muertes que cada año cobra la violencia vial en nuestro país.

Organizaciones y personas impulsamos un modelo de movilidad que priorice la seguridad de todas las personas sobre la velocidad (el 30% de todos los hechos de tránsito fueron causados por exceso de velocidad) en una ciudad donde cada 24 horas mueren, en promedio, cuatro personas a causa de la inseguridad vial.

Nos estamos masacrando y parece que quisieran que toda la culpa recaiga en el ciclista que rueda en la banqueta.

Por cierto, no se bajan porque tienen miedo, porque nos matan y no hay justicia, porque nos matan y no cambia nada, porque nos pasa un camión encima y lo que más preocupa es si traíamos o no un casco que de nada iba a servir.

¡Ya basta de normalizar la violencia vial!
¡Ya basta de esta masacre!
¡Ya basta!

#NoMasMuertesViales
#ManuVive

*Ari Santillán es Coordinador de Proyectos de Comunicación en CityEs! y Defensor de los derechos de personas atropelladas en la Alcaldía de la Bicicleta CDMX.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *